fbpx

¿Sabes delegar?

Woman team leader making presentation for colleagues
Sandra García Sabido

Sandra García Sabido

Somos completamente diferentes uno del otro, vemos la vida y la analizamos acorde a nuestras experiencias pasadas y opiniones, sin embargo, cuando estamos bajo presión laboral, podemos darnos cuenta fácilmente cómo reaccionamos ante situaciones de estrés. Si bien algunos brillan bajo la carga fuerte de trabajo, otros buscamos evitar estas situaciones al máximo. Cuando llega un punto de quiebre donde es necesario tener manos adicionales que nos ayuden a cumplir tiempos y objetivos, pensamos en 3 opciones:

1) Delegar algunas actividades al equipo

2) Contratar una nueva persona para unirse al equipo

3) Abandonar el proyecto

Las 3 opciones implican cambios, sin embargo, debemos decidir cuál es la correcta para nosotros. Vamos de la última a la primera: abandonar el proyecto. ¡No lo hagas! No sin antes buscar las dos opciones anteriores, no cierres una puerta que solo necesita un empuje más. Si te sientes en esa situación, es importante hablaron a la brevedad con tu superior, no siempre es lógico u obvio para ellos notar el cambio, si bien te conocen, entre mayor transparencia tengas con el equipo, mejores soluciones se podrán encontrar.

Bien, ahora hablemos de contratar una nueva persona para sumarse al equipo. Esta opción es la ideal si las tareas pendientes no son de nuestro dominio o de nadie del equipo, recordemos que para este punto, hay que analizar  costos y viabilidad del cambio. Tal vez sea una acción cuya implementación sea un poco más lenta, pero brindará frutos en un mediano y largo plazo.

Llegamos a la parte clave, delegar. Esta opción es ideal si la carga de trabajo del equipo no está repartida de forma equitativa. Nos ayudará a empoderar a nuestros colaboradores, dando un mayor sentido de pertenencia y de responsabilidad. Ojo, es importante analizar bien el alcance de las actividades a delegar, ya que si tenemos un colaborador talentoso y agregamos más responsabilidades sin beneficios, terminaremos por quebrarlo.

Es normal tener miedo de soltar un poco y dejar que el equipo crezca en responsabilidad, a veces podemos ser tan controladores que en lugar de ayudar a la empresa, hacemos un cuello de botella al requerir que absolutamente todo pase por nuestras manos y nuestro OK. Solo nos saturamos y estacamos el desarrollo profesional del equipo.

Ahora bien, imaginemos que hemos decidido ir por el 1er camino: delegar. En este punto hay 3 temas relevantes a aclarar desde el inicio:

1) Responsabilidades y actividades a delegar

2) Persona responsable de realizarlas

3) Procesos de trabajo y medición

Es muy fácil “aventar” responsabilidades de forma arbitraria, pero para lograr el verdadero éxito en el cumplimiento de objetivos, debemos de dar explicaciones de expectativas de forma clara y precisa, minimizando el riesgo de malentendidos y guiando a los colaboradores. ¿Notaron que no ocupé la palabra “ordenando”? Porque al ordenar solo tenemos ejecutores y necesitamos responsables: de resultados, de herramientas, de procesos y de colaboración con otras áreas.

La clave para delegar es tener claridad de lo que se espera y necesita, dar libertad al equipo de ejecutar dentro de parámetros seguros, brindarles información y acceso para realizar su cometido y monitorear en tiempo real el avance de cada proyecto.

¿Cuál consideran será su siguiente actividad a delegar?

Sandra García Sabido

Escríbeme: sandra@capitald.mx

Comparte este post:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Queremos ser parte de tu equipo

Platiquemos.

Seamos equipo, déjanos escuchar tus ideas para entender todas y cada una de tus dudas, estamos seguro que pronto seremos parte de tu equipo.